30 diciembre 2009

Alfabetización mediática...suspendidos

Acaba de llegarme el último número electrónico de la revista Consumer. En él se hacen eco de un estudio europeo sobre alfabetización mediática:
El nivel de alfabetización mediática mide la capacidad de los ciudadanos para utilizar las tecnologías y medios de comunicación e información, así como su capacidad crítica ante los contenidos mediáticos. Este indicador presta especial atención al sentido crítico de los ciudadanos ante los mensajes persuasivos de la publicidad y de la información comercial, así como a su habilidad para acceder a un uso provechoso y seguro de Internet

 Como se ve en la explicación se trata de habilidades relacionadas con la competencia digital pero sobre todo con la alfabetización tecnólogica y , lo que es más importante, con la ciudadanía (digital y analógica, bajo mi punto de vista). Ser capaces de tener una mirada crítica ante los mensajes,  ser capaz de discernir, de usar la red con seguridad y aprovechándola adecuadamente indice, como destaca el estudio, en el desarrollo económico y cultural y, además, se
revela un bajo nivel de autonomía personal en el contexto de la nueva sociedad del conocimiento. En cambio, el desarrollo de la alfabetización mediática favorece la innovación económica y social y asegura una buena integración del país en el contexto de la globalización.
O sea,  competencias informacionales, ciudadanas, de autonomía e iniciativa personal, de aprender a aprender están implicadas en estos procesos, y en este aspecto, nos situamos en el lugar 14, por debajo de la mayoría de los paises europeos
Para todos los que aún marean la perdiz y consideran que como los tiempos pasados, no hay nada, deberían reflexionar y, para todos nosotros, y en especial docentes, deberíamos estar ya en el trabajo por competencias que, intuyo, está más en el papel que en la realidad (en todos los niveles educativos).
El propio estudio...,

propone desarrollar más y mejores esfuerzos en el campo de la política educativa y en la innovación curricular, así como en el esfuerzo dedicado por la industria mediática, los servicios públicos audiovisuales y las familias. Por su parte, los gobiernos deberían dedicar mayor atención a desarrollar el sentido crítico de sus ciudadanos para profundizar y mejorar la ciudadanía activa y la democracia participativa.
Este último párrafo bien podría ser un buen deseo para el 2.0 10 
Zorionak eta Urte berri On!