04 octubre 2009

Redes sociales y aprendizaje

En el artículo de Consumer del 28 de setiembre se habla del aprendizaje y las redes sociales, o de cómo éstas favorecen el aprendizaje cuando los contactos son de confianza. Éste es el artículo completo:

Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) reunió a un grupo de expertos que participaron en el curso "Redes sociales y conocimiento". Los especialistas aseguraron que las redes sociales comoFacebook pueden influir de un modo positivo en el aprendizaje si los usuarios son capaces de crear una red formada por contactos de confianza. Así, se establece un filtro que permite acceder a contenidos útiles.

Además, los expertos aseveran que la aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo propicia cambios en las formas de aprendizaje. La profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, Tíscar Lara, asegura que la influencia de Internet, lejos de las visiones que la señalan como causa de empobrecimiento del lenguaje, favorece un aumento de la lectura. "Se lee más pero en otros contextos y lenguajes, por ejemplo, aumenta muchísimo el consumo de vídeo", explica la docente.

Un gran número de estudios confirman que la irrupción de las nuevas tecnologías favorece que los jóvenes accedan a una mayor cantidad de información. Aseguran que el uso de las redes sociales ayuda a que se relacionen más y produzcan un mayor número de contenidos.

Y éste el enlace al artículo original. La mención de Tiscar Lara a el hecho de que se produce un aumento de consumo lector (de textos de diferentes tipologías y de distintos lenguajes) es una evidencia más de que se producen más aprendizajes y más ricos en estos contextos digitales, una vez que a los contextos (y a las herramientas) les dotamos de la esencia del buen hacer del maestro.

Una cosa más, esta entrada en el blog Erikenea, que comenta un estudio internacional , Stanford Study of Writing, en el que pone de manifiesto que ciertos "fantasmas" sobre cómo, cuánto y con qué calidad escriben nuestros jóvenes, esos que escriben sms, twitean, navegan por Internet, parecee que son más conjeturas que realidades.

Muy interesante y desmitificador. Como suele pasar... creemos que nuestra forma de hacer y aprender es la mejor y , por supuesto, también solemos creer que las nuevas generaciones saben menos, trabajan menos y se esfuerzan menos (¿dónde habré oido eso antes? Ah, sí, más que dónde es cuándo... tal vez en mis 15 años...)