04 septiembre 2009

Jornada trabajo cooperativo Ortuella segundo día

Hoy nos hemos dedicado a comprender, sobre todo, como se construye una unidad de trabajo cooperativo y qué encaje tiene, y en qué momento, el cuaderno de equipo y los planes de equipo. También hemos realizado prácticas y ha habido un análisis de las mismas.


Lo que más me ha gustado ha sido lo que he percibido en las prácticas. En su transcurso, he podido visualizar el rol del profesor en esta nueva estructura de clase (representado por Lago). También he visto el análisis que ha hecho de nuestros grupos. Esta simulación ha sido muy valiosa y nos ha hecho ver qué es lo que hay detrás de técnicas y estrategias. Cuáles son los objetivos, las finalidades.

Así, he visto que, muchas veces, estoy equivocando términos o no viendo la funcionalidad última de estrategias, dinámicas, planes, unidades de trabajo... Es lógico, creo, pues el punto de partida es el que es: las creencias, la propia práctica...

Por eso creo que es muy importante reflexionar y retomar lo escuchado y compartido estos dos días y dejarlo reposar. Es una pena no disponer del ponente en un foro de "auxilio" para cuando surjan dudas sobre a dónde vamos o si realmente lo que planteamos no es, como él mismo identifica, una "pseudo actividad cooperativa". Ésto me ha hecho pensar. No es la primera vez que escuchamos hablar de estrategias, metodologías, herramientas... y a la hora de aplicarlas desvirtuamos su esencia misma. El efecto es muy negativo en este caso.

Como ejemplo de ésto, creo yo, es el tema de moda en las teles y periódicos. Los famosos portátiles... Antes de ellos ya estaban en aula los Pcs. ¿Su presencia ha propiciado su uso adecuado o, por el contrario, estamos pretendiendo sustituir el lápiz por el ratón y el papel por la pantalla? Lamentablemente, todos conocemos ejemplos de lo que acabo de decir es demasiado frecuente.

Por eso, espero que cuando comencemos el seminario de trabajo cooperativo esté bien presente que, dado que es costoso en esfuerzo, tiempo y dedicación replantarnos nuestra práctica e introducir mejoras, vamos abordarlo con el rigor máximo. El pequeño paso, que sea seguro y claro, antes que un maquillaje que perpetúe formas de trabajo tradicionales. Para lograrlo creo que necesitamos grandes dosis de entusiasmo, honestidad para reconducir si vamos por el camino equivocado y observar en el aula y dejarnos observar para reconducir, ajustar ...