23 junio 2009

El nombre de la rosa

F. Muñoz de la Peña escribe un post recomendando la lectura de un artículo de El País, titulado : La universidad en tiempos de "El nombre de la rosa". Yo, que confío en su buen hacer, lo leo y...también lo recomiendo. Aunque, a la hora de seleccionar un párrafo me decanto por éste (sobre gustos no hay nada escrito):
La universidad ha perdido el monopolio del conocimiento. Los profesores ya no somos los únicos depositarios del saber. La Red nos ha jugado una mala pasada. Ahora tenemos dos opciones: impregnar de veneno los teclados de nuestros jóvenes con la esperanza de que aún se chupen el dedo o, simplemente, asumir nuestro nuevo e interesante papel de mentores experimentados y acompañantes metodológicos, más preocupados en enseñarles a gestionar y completar el conocimiento disponible y a desarrollar su capacidad crítica que en enseñarles a memorizar unos conocimientos como si fueran una verdad única.
Si os ha gustado el inicio, seguir leyendo, que no tiene desperdicio.
Mi hijo comienza la universidad en setiembre. La primera lectura que le voy a recomendar antes de empezar esa nueva etapa será este artículo. Más que nada para que tome apuntes. El segundo paso ya lo he hecho: apuntarle al Encuentro de Edublogs, para que vaya familiarizándose con los blogs y lo  mucho que le pueden ayudar de aquí en adelante. Lo tercero será ofrecerme (si lo necesita) con un pequeño cursillito sobre redes sociales. A ver si le ve la utilidad...

Y espero, que tras estas recomendaciones:

1.- Abra un blog donde recopile documentación y comparta con otros universitarios lo que necesite.

2.- Cree o participe (si ya existe) en una red de estudiantes de la carrera elegida, donde formenten el compartir, colaborar, la ayuda mutua. Para impregnarle de ese "espíritu" quiero que conozca a los "blogeros" de Aulablog y a todos los que compartirán con nosotros tres días memorables, espero, en Getxo.

3.- Que comprenda que el conocimiento se construye, que la información está "ahí fuera" , que olvide etiquetas y "crsés"(libros, apuntes, tema 5, pag. 48) y descubra el placer (si todavía estamos a tiempo y no ha perdido esa habilidad) de aprender de quienes están dispuestos a enseñar, de quienes comparten mesa con en el aula, pero, sobre todo, que se olvide (gracias a Dios nunca ha sido así) de tentaciones competitivas que tanto se fomentan todavía en esta sociedad.